Informe de la misión de observación realizada en la frontera Colombo-Ecuatoriana, los días 27 y 28 de diciembre de 2006

 

1.- Antecedentes:

 

Durante las primeras semanas del mes de diciembre de 2006, el Gobierno Colombiano decidió unilateralmente reiniciar las fumigaciones aéreas en el Departamento del Putumayo, limítrofe con la provincia ecuatoriana de Sucumbíos.

 

Estas nuevas fumigaciones se realizan dentro del cronograma de aspersiones aéreas que se ha venido implementando en los últimos 5 años, desde que se inició la aplicación del Plan Colombia, y que justamente coinciden con las festividades de Diciembre, época que presuntamente es aprovechada por el nivel de desatención que existe a nivel de las instituciones públicas y ong´s que en esta época se encuentran desmovilizadas. Sin embargo, en la coyuntura actual las afectaciones producidas por las fumigaciones por primera vez cobraron la importancia que merecían y el tema se colocó en la agenda de los medios.

 

Independientemente de esta coyuntura política, la asamblea del CIF decidió realizar una misión de verificación de los efectos de las fumigaciones en las poblaciones del cordón fronterizo, tras la parición de los primeros efectos en la salud de la gente, que fueron denunciados por la Federación de Organizaciones Campesinas del Cordón Fronterizo de Sucumbíos –FORCCOFES y considerando que el glifosato permanece en la sangre durante máximo 48 a 72 horas, luego de lo cual es mucho más difícil identificarlo.

 

En este contexto se conformó una misión de verificación de los efectos de las más recientes aspersiones aéreas realizadas por el Gobierno colombiano en el departamento del Putumayo. Esta misión contó con la participación de representantes de ISAMIS, Gobernación de Sucumbíos, Defensoría del Pueblo, Cancillería, el Defensor del Pueblo Indígena, representantes de Forccofes y de la Fundación INREDH en representación de CIF.